Presentación

Iberdrola entiende que el arte es un elemento clave del desarrollo de la sociedad y, a través de su colección, quiere contribuir a su fomento, conservación y divulgación, así como a apoyar la creación y el mantenimiento del ecosistema artístico en aquellos países en los que está presente. La Colección Iberdrola responde así a la responsabilidad social corporativa de la compañía y se enmarca en el conjunto de actuaciones que denominamos nuestro dividendo social, es decir, la aportación de valor a todos los Grupos de interés y la contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El grueso de la colección comienza a construirse a partir de 2006 y tiene como guía vertebradora la configuración de un mapa de la empresa en clave artística. Como tal, se ordena en coordenadas cartográficas - paralelos y meridianos – y puede contemplarse en un doble recorrido: a través de los ejes que responden a una lectura histórica, temporal y autobiográfica de la compañía – los paralelos – o a través de los ejes temáticos transversales que caracterizan la actividad de Iberdrola – los meridianos.

En este mapa, tienen una importante presencia las obras de creadores procedentes de aquellos países en los que desarrollamos nuestra actividad. Además, es destacable la constante y creciente incorporación de mujeres artistas.

Los paralelos ordenan las obras en torno a tres grandes etapas del crecimiento de la empresa: sus orígenes en el País Vasco a principios del siglo pasado, su consagración como un líder energético en España a partir de los años 50 del pasado siglo y, finalmente, su consolidación como una de las mayores empresas energéticas del mundo desde comienzos del siglo XXI. Los paralelos de la colección responden a esos hitos con tres agrupaciones artísticas: “Orígenes de la modernidad en el arte vasco”, “Arte español a partir de 1957” (año de creación del Grupo El Paso, del Premio Internacional de escultura a Oteiza en la Bienal de Sao Paulo y de la primera exposición de Antonio López, una de cuyas obras figura en la colección) y, por último, “Nuevas fronteras”.

Los meridianos estructuran las obras alrededor de tres temas que definen a una empresa que produce energía con recursos naturales y de forma sostenible a través de las más innovadoras tecnologías; es decir: la luz, la naturaleza y el ingenio del hombre. Los meridianos que reúnen los trabajos que, desde muy distintas perspectivas y soportes, abordan al primero de los conceptos son “Lucernarios” y “Después del color”; los que agrupan las obras inspiradas en la naturaleza y la sostenibilidad del planeta responden a los títulos “Jardines, mares, senderos, bifurcaciones” y “Elogio de las estaciones”; y, por último, las coordenadas en las que se sitúan piezas que tratan el ingenio tanto desde la perspectiva de la reflexión sobre el propio arte y el lenguaje, como de la invención, de la utilización de la tecnología, del espacio o de la construcción y creación de formas y estructuras, en ocasiones con trabajos cercanos a la ingeniería o a la arquitectura, son “Arteculaciones” y “Articulaciones”, respectivamente.

Además, un último meridiano, “A Bilbao”, está dedicado a las obras que recogen la mirada que distintos artistas han proyectado sobre la ciudad en la que la compañía tiene su sede y sus raíces.

Iberdrola-arte permite al usuario seguir la colección por cualquiera de los dos caminos señalados o a través de los autores ordenados alfabéticamente.