• Stella Richter
      

Stella Richter

Esta pieza de la Colección Iberdrola muestra un rincón (¿museo o galería de arte?) en cuyas paredes y suelo se exponen y apoyan obras de arte contemporáneo, entre ellas una en que el pintor Gerhard Richter (un pequeño óleo que simula la fotografía movida de la cara de un individuo) contempla la borrachera abstracta de colores entrelazados de Frank Stella.
Su trabajo sobre los pasos en la ejecución del Guernica de Pablo Picasso, que proponía un paso evolutivo más allá del final determinado por Picasso (o del final impuesto por la inauguración de la Exposición parisina de 1937 en la que esa pintura fue presentada), supuso que Amondarain se metiera en la cabeza del autor malagueño para imaginar cómo hubiera sido la famosa pintura de haber dispuesto su creador de unos días más, dados los constantes cambios que introdujo en tan pocos días, y ha sido una de las más célebres y recientes incursiones suyas en la historia del arte.

La pintura o, mejor dicho, la visión de la pintura y la verdad o mentira que esta nos muestra es un tema apreciado por José Ramón Amondarain. La pintura realista es un artificio que dice comunicarnos cosas que no son lo que aparentan ser, pero que normalmente aceptamos de buen grado como si lo fueran, y nos mostramos encantados con ello si el engaño es lo bastante creíble. A Amondarain le gusta plantear las paradojas que se derivan de este autoengaño, el más antiguo de los cuales sería el de la pintura dentro de la pintura y, por supuesto, el trampantojo; pero no se limita a él sino que se adentra en la historia de la imagen artísticamente elaborada para dar volatines conceptuales con todo ello. El autorretrato fotográfico de una afamada artista que es reproducido al óleo exactamente igual por él, por ejemplo, plantea la duda sobre lo que vemos: ¿es la fotografía o es una pintura?, ¿es de la conocida autora o es de Amondarain? Y en caso de que sea de este último, ¿qué le pertenece a él y qué a ella? Y así sin fin.